ARTRODESIS TARSAL, FIJACIÓN TRASFIXIANTE EN TRIANGULACIÓN.


Ref. animal

Beagle, hembra de 6 años de edad atropellada.

Descripción fractura

Lesión abrasiva sobre zona tarso metatarsiana lateral, con pérdida de tejidos blandos y abrasión sobre el maleolo peroneal y astrágalo.

Procedimiento

Tras haber sometido al animal a sedación y correcta analgesia realizaremos en primer lugar una limpieza de la zona afectada mediante chorro de suero, haciendo uso de jabón con desinfectante si se considera oportuno. Seguidamente se procede a realizar un desbridamiento quirúrgico de los tejidos desvitalizados. Tras la correcta limpieza de la zona afectada realizaremos vendajes húmedo-seco mediante una solución de clorhexidina o similar para mantener la zona afectada húmeda, y así permitir el crecimiento del tejido de granulación. Este aparecerá unos 4 ó 5 días mas tarde. La presencia de este tejido recubriendo la zona lesionada, será suficiente garantía de la no contaminación bacteriana. En este momento, se realiza un raspado y forage múltiples en las caras articulares, y se colocará esponjosa. Luego colocaremos un fijador externo de la siguiente manera:

• Un cuadro transfixiante sobre la tibia. Agujas de 2 mm. y barra de 4 mm. Tres o cuatro agujas según peso del animal.


Fig 1: Rx frontal,
detalle del montaje.
 
Fig. 2: Rx lateral 60 días post op.
 
Fig. 3: Rx lateral,
60 días post op,
retirada del fijador externo.

• Un segundo cuadro transfixiante, se coloca sobre el eje tarso-metatarso. Mismo material que anterior. Estos dos cuadros se unen entre si mediante las barras del cuadro tibial sobre el tarso-metatersal y luego una segunda barra de apoyo desde el extremo caudal del cuadro tarso-metatarso hacia el cuadro tibial en una angulación de 90 grados respeto al eje tarso-metatarso. El montaje se deja 60 días y se procede a la Rx para valorar la correcta formación del callo óseo.


Fig 4:
Imagen lateral del montaje.
 
Fig 5:
Imagen caudal del montaje.
 
Fig. 6:
Frontal del montaje.

Discusión:

La pérdida por abrasión de ligamentos colaterales, así como de tejido óseo, nos obliga a realizar una artrodesis para estabilizar la articulación. Ante las dos posibilidades de fijación interna con placa y fijación externa, consideramos oportuna la colocación de esta última técnica, ya que no hay que colocar material sobre la zona lesionada.
La fijación externa es un método de fijación con gran plasticidad en los montajes, ya que nos permite no tener que colocar material en la zona afectada. La posible infección en esta zona, ya sea en la lesión primaria por abrasión, o la que secundariamente se produciría en esta zona por el no de recubrimiento de tejido cutáneo, sobre todo en el perro que no se puede mantener una higiene muy estricta, nos aconseja hacer uso de este tipo de fijación.
Cuando tenemos certeza que no hay contaminación bacteriana realizamos el proceso en si de la artrodesis. Para ello tras fresar las caretas articulares hemos realizado múltiples agujeros de pequeño diámetro (2 mm.) para favorecer la llegada de vasos sanguíneos de nueva formación al foco a artrodesar. El hueso osteocondral que procede del forage que acabamos de realizar lo dejaremos como material de esponjosa, y si se considera oportuno se aportará mas esponjosa, así como factores de crecimiento. En este, caso el montaje utilizado bastante rígido, pero es capaz de transferir correctamente las fuerzas de la tibia al eje tarso-falanges. En este tipo de lesiones sería mas correcto la colocación de un fijador de Ilizarov, ahora bien el montaje en esta zona en cuanto a la distribución es muy compleja, además requiere de mucha pericia.

Conclusión:

Mediante la fijación externa de Meynard hemos obtenido una fijación correcta y un prematuro apoyo de la extremidad afectada que había padecido una importante lesión abrasiva. Este apoyo prematuro ha favorecido la formación del callo óseo, actuando el fijador externo como un elemento osteoinductor.