La Medicina Interna es una especialidad veterinaria que se ocupa del estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento médico de las enfermedades que afectan a diferentes órganos y sistemas como el digestivo, urinario, endocrino, cardiorrespiratorio…

La realización de una buena anamnesis e historia clínica permite la elaboración de una lista de diagnósticos diferenciales que nos permiten elegir las pruebas necesarias, limitando el gasto, para así poder confirmar el diagnostico, el cual nos sirve para implantar el tratamiento adecuado permitiendo la pronta recuperación de nuestros pacientes, mejorando rápidamente su pronostico y calidad de vida, así como también la de sus propietarios.

Para cumplir con este objetivo, el equipo humano de Clínica Veterinaria Cervantes siempre está en continua formación y además contamos con el equipamiento veterinario mas avanzado y en continua renovación:

  • Radiografía digital
  • Ecografía
  • Analíticas sanguíneas
  • Urianálisis
  • Endoscopio rígido y flexible
  • Laser de diodo
  • Electrocardiógrafo
  • Microscopio

Todo esto nos permite dar los mejores cuidados a nuestros pacientes y que nuestros clientes se sientan tranquilos y con las máximas garantías.

Durante nuestro día a día en la clínica vemos muchas problemas englobado en la medicina interna entre los que destaca:

  • Alteraciones cardiovasculares: que pueden ser congénitas (poco comunes) o adquiridas con la edad, estas son mas frecuente destaca la enfermedad valvular degenerativa crónica que consistente en el deterioro progresivo de las válvulas con la edad, haciéndose éstas cada vez menos flexibles lo que ocasiona un cierra incompleto permitiendo que la sangre refluya hacia las cámaras dando lugar a los soplos cardiacos.
  • Enfermedades renales: muy frecuentes en perros y gatos, entre los problemas que afectan a este órgano destaca la enfermedad renal crónica, que afecta a animales adultos y tiene una aparición lenta que en ocasiones puede pasar desapercibida. Los síntomas que ponen en alerta al propietario de la existencia de un problema es que su animal bebe mas agua de lo habitual (polidipsia) y orina mucha cantidad (poliuria), adema en casos mas avanzados puede dejar de comer, vómitos… por ello ante la presencia de alguno de estos síntomas conviene consultarlo con tu veterinario.
  • Enfermedades infecciosas: sin duda al hablar de estas tenemos que hacer referencia a uno de los grandes enemigos que tenemos en nuestra zona, como es la leishmaniosis, enfermedad transmitida por un mosquito y con una presentación muy variada de síntomas como dermatológicos, digestivos, oculares, del aparato locomotor…
  • Enfermedades endocrinas: producidas por alteración en alguna hormona, ya sea por exceso o por defecto, entre estas cabe destacan el hipertiroidismo felino, que puede verse sobretodo en gatos adultos que buen apetito y que tiene perdida crónica de peso y en los perros el hipotiroidismo, caracterizado por un déficit hormonal que predispone al animal a la obesidad, cansancio…

Así mismo también podemos tener otras hormonas afectadas, como puede ser la insulina, dando lugar a una diabetes mellitus, que se caracteriza porque el animal comenzara a comer, beber y orinar mucho acompañado habitualmente de perdida de peso. Esta enfermedad afecta por igual a perros y gatos con la diferencia que en estos últimos un pronto diagnostico y tratamiento podría conseguir la curación completa.